Preparación post covid-19 en el sistema de salud

imagen_noticia_preparacion_post_covid-07.jpg

 

Fernando Ruiz Gómez, ministro de Salud y Protección Social, explicó las fortalezas y debilidades del sistema de salud Colombiano en esta pandemia. Con respecto a las fortalezas, el país ha podido responder desde lo asistencial y epidemiológico, crecer en capacidad diagnóstica, de atención y vigilancia, entre estos la posibilidad de consulta ambulatoria domiciliaria y teleconsulta. Además, si se compara con otros países de Latinoamérica o Europa, se hace referencia a un sistema que no colapsó. En cuanto a las debilidades, se refirió a las limitaciones que tienen algunos territorios para el acceso a los servicios, al control y vigilancia.

A futuro, el sistema tendrá que pensarse como un sistema mucho más centrado en el paciente. Dentro de los temas fundamentales está la concentración en lo ambulatorio, atención centrada en el paciente y al ciudadano. El Gobierno tiene claro que hay que hacer ajustes al sistema de salud, ajustes que impliquen una transformación, no una reforma, a través del proyecto de ley 010, destacando la atención médica con un enfoque de medicina familiar.

Explicó también que se deben reforzar algunas áreas, especialmente con lo que tiene que ver con el manejo de enfermedades crónicas, que seguramente será después de la transición epidemiológica. "La enfermedad cardiovascular, cáncer o enfermedad mental son temas críticos y el sistema debe responder teniendo rutas estructuradas para atender a la población y un seguimiento preciso al ciudadano".

Rol de las EPS

El ministro Fernando Ruiz habló también de la función de las EPS y lo que representan en las modificaciones planteadas al sistema. "En la medida que hacemos mayor uso de los servicios de salud, lo que se llama la siniestralidad, es decir, el gasto de la UPC se ha venido reduciendo. Estamos en un sistema muy estresado por diversas situaciones y eso ha llevado a algunas EPS a perder su capacidad de respuesta financiera frente a los riesgos", aseguró. Por lo que se plantea hacer una recomposición completa dejando únicamente aquellos aseguradores que tengan capacidad de respuesta.

"Tenemos dos oportunidades importantes: la primera es la factura electrónica y lo segundo la interoperabilidad de la historia clínica, donde tendremos la opción de transformar el sistema a que el paciente no ande con la historia clínica debajo del brazo sino tener toda la información al acceso de cada hospital del país. Tenemos que mirar un sistema hacia el futuro", manifestó.

Con respecto a los medicamentos, se ha hecho un esfuerzo desde hace varios años para recular los precios de los medicamentos. Actualmente los precios de los medicamentos no son tan costosos y son precios de referencia internacional para la mayoría. "También el medicamento del canal comercial, los que compramos en la droguería, nos queda un porcentaje pequeño de medicamentos que no nos dan y vamos a la droguería y al comparar con otros países, son más costosos. En ese punto hay una tarea importante", agregó.